Belleza, Fajas

¿Por qué usar faja después del parto?

Ser mamá definitivamente es una experiencia maravillosa. Tener la oportunidad de traer al mundo una vida es una emoción indescriptible que no puede ser comparada con nada. Pero el embarazo representa muchos cambios a nivel físico, como los kilos de más, la flacidez de la piel, entre otras cosas. Por tal motivo el uso de las fajas después del parto se vuelven algo más que necesario.

En esta ocasión entrevistamos a Fabiola, una nueva mamá, que nos cuenta cómo se sintió después de tener a su bebé y los cambios que su cuerpo sufrió al concluir este proceso.

MBC: Hola Fabiola, ¿Cómo estás?, ¿Cómo te sientes después de tener a tu bebé?

Fabiola: Hola muy bien gracias. Pues atravesando por un sinfín de cambios, pero muy feliz con mi hija y muy agradecida con la vida por darme esta oportunidad.

MBC: ¡Qué padre! Nos alegra mucho escuchar eso! ¿Qué tiempo tiene que la tuviste?

Fabiola: Gracias. Tiene ya 2 meses y medio.

MBC: No tiene mucho tiempo. ¿Ya tiene nombre la bebé?

Fabiola: Sí, se llama Natalia.

MBC: Qué bonito nombre! Y cuéntanos… ¿Cómo sentiste tu cuerpo después de este proceso?

Fabiola: Para ser honesta, me he sentido un poco incómoda con mi nueva apariencia porque experimenté bastantes cambios físicos, y uno de ellos fue que aumenté mi volumen en la zona del abdomen. La verdad sí me gustaría recuperar mi figura de antes o aunque sea bajar unos cuantos kilitos, pero no sé si pueda lograrlo (risas).

MBC: ¿Tu parto fue natural o por cesárea?

Fabiola: Fue cesárea, tuve miedo del natural y me decidí por esta para evitar el dolor de las contracciones y el parto. Pero me salió peor porque la recuperación es horrible con el dolor. Los primeros días estuve vendada pero al momento que quitarme el vendaje y tener que meterme a bañar era una tortura.

MBC: ¿Por qué dices que fue una tortura?

Fabiola: Porque además de tener una sensación de vacío, sientes que se te puede abrir la herida, había veces en que no podía levantarme para cargar a Natalia pero afortunadamente estuvo mi mamá conmigo quien me apoyaba en atenderla a ella y a mí para vendarme el vientre y parte del abdomen.

MBC: Cuando estabas con las vendas, ¿Cómo te sentías?

Fabiola: Pues si por mí fuera, no me las hubiera quitado ni para bañarme (risas) porque con ellas me sentía segura, aunque por otro lado sentía que no era suficiente, necesitaba sujeción en el resto del cuerpo como la espalda donde me salía el gordito y debajo del busto, y la venda no llega a cubrir esas partes del cuerpo.

MBC: ¿Es por eso que reemplazaste las vendas por la faja?

Fabiola: Sí, noté que ponerme la faja me daba mayor comodidad y seguridad sobre todo que usar sólo las vendas. Además mi ginecóloga me recomendó usarla, me dijo que me ayudaría a desinflamar más rápido. Antes del parto yo no sabía nada de esto de las fajas y ahora que he empezado a usar una me siento más segura con mi cuerpo. Después del parto llegué a sentirme desanimada por mi figura y obviamente menos atractiva, pero usando la faja no sólo me ayuda aliviar la sensación de vacío que es lo que más me incomodaba sino que me está ayudando a moldear mi figura de nuevo y corregir mi postura porque tener esa sensación rara en el abdomen hace que te encorves sin darte cuenta y como extra me levanta los glúteos que eso es algo que siempre se agradece.

MBC: ¿Tu ginecóloga te recomendó cualquier faja?

Fabiola: No, incluso ella me dio algunas características que necesitaba tener la faja para que no terminara comprando cualquiera, Me sugirió que si iba a hacer una inversión la hiciera en algo que valiera la pena y me funcionara porque de lo contrario en lugar de beneficiarme me iba a dañar.

MBC: ¿Qué características te dio tu ginecóloga para la faja?

Fabiola: Pues como me hicieron cesárea me dijo que la faja debía tener un cierre lateral porque si usaba de las que tienen broche me iba a lastimar la herida y no podría cerrarla, además dijo que debía tener tirantes para que no se me bajara y que fuera completa, tipo short para que me pudiera sujetar bien desde la parte del vientre y así iba a moldearme parejo sin que se me saliera la parte del vientre.

MBC: ¿Y cómo la encontraste?

Fabiola: Busqué varias opciones en internet porque siempre había escuchado que las famosísimas fajas colombianas eran excelentes para después de las cirugías. Googleando encontré esta marca colombiana Fájate e indagué más sobre ella y me convenció.

MBC: ¿Te arrepientes de haberla comprado?

Fabiola: No, para nada! De hecho en cuanto mi ginecóloga me autorice usar una faja con broches me la compraré porque me explicaron que conforme vas reduciendo medidas los puedes ir recorriendo.

MBC: Es un gusto que hayas elegido nuestros productos y que te sirvan para este proceso que toda mamá pasa. Te agradecemos mucho por dar este testimonio a nuestras lectoras y hacerles ver los beneficios de usar faja después del parto.

Fabiola: Al contrario, el gusto fue mío y muchas gracias por darme la oportunidad de contar mi experiencia.